16 Setiembre 2011: Llamamiento al pueblo ortodoxo serbio a la oración y al ayuno para la salvación de nuestro pueblo sufriente de Kosovo y de la Metoquia.

Como reacción a la decisión de las autoridades albanesas de Kosovo de, en el día de hoy, desplegar unilateralmente agentes de aduanas y de policía de fronteras en punto de paso entre el norte administrativo de Kosovo y Serbia pro piamente dicha, la Iglesia Serbia ha dirigido una llamada ha hecho un llamamiento al ayuno de tres días. Os invitamos a leer dicho comunicado:
Llamamiento al pueblo ortodoxo serbio a la oración y al ayuno para la salvación de nuestro pueblo sufriente de Kosovo y de Metoquia.

Nosotros, Clipvuestro patriarca con el Santo Sínodo y los miembros de Comité Sinodal para Kosovo y Metoquia, preocupados profundamente por el peligro de violencia que amenaza a la población de Kosovo y de Metoquia, a su libertad y sus lugares santos, pro llenos de fe y de esperanza en nuestro Dios y Salvador, invitamos a todos los fieles del pueblo serbio a la oración y a un ayuno de tres días (hasta el domingo): para que dios nos perdona nuestros pecados, y lleve a la razón a los poderosos y a los que tienen el poder, para que no participen en la injusticia y no pisoteen las leyes divinas y humanas, ni los derechos fundamentales y las libertades, así como las decisiones de las Naciones Unidas (Resolución 1244) en virtud de la cual , kosovo y Metoquia eran y continúan siendo un elemento orgánico de Serbia.
Al mismo tiempo, invitamos a todos nuestros miembros del clero, así como a los monjes y a los fieles a celebrar en sus iglesias un servicio de intercesión (moleben) por el pueblo sufriente de Kosovo y Metoquia, el 15, 16 y 17 de septiembre a las 18 h.
Con amor paterno e inquietud, nos dirigimos específicamente a vosotros, nuestros hijos espirituales que estáis sufriendo en Kosovo y en Metoquia, para alentaros a llevar vuestra cruz con perseverancia y fidelidad a vuestros lugares santos, a las tumbas de vuestros antepasados y a vuestras casas. Poco importa lo que ocurrirá (esperamos nuestra salvación de Dios), debemos permanecer fieles a nuestro compromiso inquebrantable e histórico con la memoria de Kosovo, de conformidad a la verdad eterna: « El que persevera hasta el fin, será salvado».
Dirigimos la bendición de Dios a todos los fieles ortodoxos serbios y a todos los hombres de buena voluntad y a nuestros hermanos y hermanas de Kosovo y Metoquia.
Vuestro orante ante el Señor, presidente del Santo Sínodo de la Iglesia Serbia, Ireneo, arzobispo de Pec, metropolita de Belgrado y de Karlovci y patriarca serbio.”